Lamentamos comunicar con tristeza y pesar que la pasada madrugada ha fallecido cristianamente el Dr. Luis Felipe Alberca Silva, el padre Alberca, director del Observatorio del Ebro (1985-2001). Desde el Observatori compartimos el dolor con su familia y con la Compañía de Jesús, y les acompañamos afectuosamente en el sentimiento y la plegaria. Siempre recordaremos su enseñanza y su incondicional disposición y servicio por el Observatori.

 

El Dr. Alberca nació en agosto de 1930. Obtuvo la licenciatura en Física en 1958 y el doctorado en 1977 en la Universitat de Barcelona. Comenzó a trabajar en el Observatorio del Ebro en 1968 y colaboró hasta el último momento con el servicio de variaciones magnéticas rápidas de la IAGA. Fue director del Observatorio del Ebro de 1985 a 2001. También trabajó para la Junta de Energía Nuclear (1959-1960).

El Dr. Alberca contribuyó a importantes resultados en el estudio y monitoreo de la ionosfera desde finales de los años 1960 al 2000. Estos se relacionaron con el contenido total de electrones (TEC) y los estudios de absorción de radio de la región D. En 1964, la NASA lanzó el satélite Explorer 22 y más tarde proporcionó equipos de grabación para las mediciones de TEC de rotación de Faraday en el Observatorio del Ebro. En los años siguientes, también se registraron y utilizaron los datos de los satélites Syncon III, Intelsat II-F3, ATS-F, SIRIO e INTASAT. Se obtuvieron y evaluaron el comportamiento diario y estacional del TEC y la influencia de la actividad solar sobre él, determinando que, en general, la anomalía invernal no existe en el TEC registrado en el Observatorio del Ebro. También se dedujo una combinación de TEC y sondeos de incidencia vertical para estudios del espesor de la ionosfera y otros parámetros como la temperatura neutra, la escala de altura y la tasa de producción integrada de electrones para la incidencia vertical y oblicua. Téngase en cuenta que incluso hoy en día existen importantes contribuciones al modelado en el espesor de la capa y el comportamiento de la escala de altura. En 1967, se inició la colaboración entre el Observatorio del Ebro y el Max-Plank Institut für Aeronomie en Lindau, Alemania, para establecer una red de mediciones de absorción de radio, que cubría la Península Ibérica, basada en el método A3. Como resultado de este esfuerzo conjunto, se evaluó la anomalía invernal de la región D, y estos estudios se complementaron con mediciones de temperatura, composición y velocidad del viento a alturas D y E mediante el lanzamiento de cohetes.


Durante la década de 1980 hubo una notable falta de investigación ionosférica en el Observatorio del Ebro, probablemente debido a dificultades económicas. Sin embargo, a finales de los años 80 y principios de los 90 comenzaron nuevas colaboraciones internacionales con el impulso del Dr. Alberca y el Observatorio del Ebro logró continuar con sus tareas. La participación del Observatorio del Ebro primero en el proyecto EUROCAP en 1987 y después en las acciones COST europeas 238 y 251, gracias a los esfuerzos del Dr. Alberca, fue crucial para la internacionalización del Observatorio del Ebro. En estos años descubrió que una variación de histéresis del foF2 con el ciclo de manchas solares se relacionaba con una onda geomagnética semestral, y propuso un modelo para su predicción. Además, investigó ampliamente la variabilidad de la región F ionosférica, causada por la acción de ondas planetarias y su relación con la mesosfera / vientos de termosfera inferior y variaciones de actividad geomagnética. El Dr. Alberca también contribuyó al estudio del campo eléctrico y las mediciones de conductividad de la estratosfera, con dos vuelos en globo a gran altura entre Italia y España en 1989 y 1990. Las grandes altitudes de estos vuelos, de 35 y 38 km, permitieron la oportunidad de explorar los parámetros eléctricos de la estratosfera superior en latitudes medias y extender la validez de modelos anteriores de 28 km a casi 40 km.

Su muerte es una gran pérdida tanto para la comunidad científica como para el Observatorio del Ebro.